Para más información y reservas, póngase en contacto con la recepción de Rocha Brava, disfrutará de precios especiales.

El clima es uno de los factores que más influyen en la impresión final que las personas tienen sobre sus vacaciones en el Algarve. Sus planes podrían cambiar a última hora si no ha tenido debidamente en cuenta el clima, pues una bajada brusca de las temperaturas o lluvia podrían acabar con sus planes de tomar el sol o visitar algún lugar. En el Algarve, esto es poco probable, pues la región tiene una media de 300 días de sol al año, pero no está de más prevenir.

Una buena planificación es fundamental para sacar el máximo partido de sus vacaciones en el Algarve. Por ello, hemos recopilado la siguiente información para que su planificación sea lo más fácil posible. Le explicamos lo que puede esperar de cada estación y le proporcionamos otros recursos que le ayuden a entender mejor y valorar el impacto que el clima puede tener sobre sus vacaciones en el Algarve.

Temperatura media alta/baja

Datos obtenidos en www.holiday-weather.com/algarve/averages/

Average temperatures in the Algarve


Temperaturas medias en el Algarve

Pluviosidad media

Datos obtenidos en www.holiday-weather.com/algarve/averages/

Average rainfall in the Algarve


Pluviosidad media en el Algarve

El clima en el Algarve durante el verano

Como era de imaginar, durante el verano, en el Algarve, hace mucho calor. Las temperaturas tienden a alcanzar su punto máximo cerca de los 35 ˚C y, por lo general, solo bajan hasta cerca de los 20 ˚C, lo que garantiza que las noches también sean excepcionalmente agradables. La máxima temperatura veraniega se alcanzó en junio de 2010, cuando los termómetros superaron los 42 ˚C.

En el Algarve, durante el verano, la temperatura del agua del mar alcanza los 21 ˚C, lo que permite nadar y practicar deportes acuáticos en muy buenas condiciones. Las tormentas son el único fenómeno que ocasionalmente podría tirar por tierra sus planes, aunque son poco frecuentes.

Aunque la humedad del aire se mantiene normalmente entre el 60 y el 65 por ciento, gracias a la constante brisa, puede alcanzar niveles muy altos, incluso del 85 por ciento en casos extremos.

El clima en el Algarve durante el otoño

Aunque en comparación con el verano, el otoño es una estación más fresca, en el Algarve, sigue siendo bastante cálido. Por ello, viajar al sur de Portugal para disfrutar del sol, incluso a finales de año, es una fantástica opción. Pese a que las temperaturas aún se mantienen entre los 19 ˚C y los 35 ˚C, la ocupación turística durante el otoño suele ser menor, lo que hace que sea el lugar ideal para los turistas que prefieren una experiencia más tranquila y calmada.

Aunque en esta época del año la temperatura del aire es amena, la del mar ya empieza a bajar y la humedad del aire aumenta, haciendo que la temperatura exterior sea más suave. Se suele decir que septiembre y octubre son los mejores meses para visitar el Algarve, pues, aunque hace más fresco, ofrece unas excelentes condiciones para que visitar la región sea más agradable que durante el abrasador verano.

El clima en el Algarve durante el invierno

En el Algarve, incluso en invierno, puede ser agradable pasar unos días de vacaciones. Raramente nieva y lo normal es que las temperaturas se mantengan entre los 15 ˚C y los 20 ˚C, aunque, en ocasiones, por la noche, pueden bajar entre los 5 ˚C y los 10 ˚C. En esta época del año, las lluvias son más frecuentes, aunque suelen durar poco, a veces, van acompañadas de tormentas.

Por lo general, los fenómenos meteorológicos extremos, como la nieve y las tormentas eléctricas, son bastante raros en Portugal y, más aún, en el Algarve, por lo que es difícil que se produzcan incluso durante los meses de invierno. Además de las ya poco frecuentes e intermitentes lluvias, el constante sol del Algarve seca cualquier rastro de lluvia un par de horas.

El clima en el Algarve durante la primavera

Aunque los lugareños la consideran la estación más fresca, esta afirmación es muy relativa, pues las temperaturas se mantienen entre los 10 ˚C y los 18 ˚C y las inclemencias meteorológicas son tan poco frecuentes como en invierno. Aunque la temperatura del mar aún tiene que subir desde los mínimos invernales, los aventureros bien pueden considerar que los 14 ˚C a 17 ˚C del agua son más que suficientes para mojarse los pies en la playa o practicar deportes acuáticos.

Tras la estación más lluviosa de inverno, en primavera, se produce una reducción gradual de las precipitaciones, por lo que incluso es más difícil que caigan tormentas o chaparrones durante su estancia. Aunque por la noche puede necesitar una chaqueta abrigada, la primavera en el Algarve suele ser suficientemente cálida para disfrutar de unas agradables vacaciones en la playa, sobre todo, para aquellos turistas a los que les gustan unas temperaturas más suaves.

Más información sobre el clima en Portugal